Como elegir un buen protector solar

Ha llegado el buen tiempo y con él la temporada de sol, playa, piscina…

Cómo ya sabéis es muy importante mantenerse protegido e hidratado. Beber mucha agua, hacer uso de crema hidratante a diario, comer fruta y verdura fresca y , muy importante, proteger nuestra piel del sol.

El sol puede provocar daños en nuestra piel y cada día estamos más concienciados. Por ello recurrimos con más frecuencia al uso de protección solar. Pero no todos los protectores son iguales, hay mejores y peores, ni el mas barato es el peor ni el más caro es el mejor. Es importante conocer sus componentes (ingredientes, INCI) y aprender cuales son buenos y cuales no para nuestra salud.

Así que en esta entrada os vamos a ayudar a diferenciar y elegir lo mejor para nuestra piel y nuestra salud.

Reglas para escoger un protector

  • Mejor en crema, que no sea en spray o aerosol, se pueden inhalar y no cubren la piel completamente.
  • Factor de protección real. La protección solar por encima de SPF50 no “existe”
  • Que esté basado en filtros físicos. Hay multitud de filtros químicos, pero la mayoria no son inocuos y por lo tanto no son buenos para la salud. Con lo cual es mejor evitarlos en la medida de lo posible.
  • Sin Vitamina A (especialmente el Retinyl Palmimate), en las cremas habituales como la de noche aporta beneficios pero bajo la exposición solar es fotosensibilizante y daña la piel.

¿Cueles son los efectos tóxicos de los filtros químicos?

Los filtros químicos son absorbidos por la piel en cierta cantidad y pueden causar daños principalmente a nivel hormonal. Provocan la alteración de las hormonas puesto que ejercen un comportamiento similar.

Por otro lado su efecto de protección dura muy poco, dejándonos expuestos a la radiación y teniendo que aplicarnos crema más frecuentemente con el problema que eso conlleva (mayor exposición a la toxicidad de dichos componentes)

¿Que problemas pueden causar los componentes de un protector?

Partiendo de que los protectores solares llevan principios activos físicos y químicos, estos serían los principales problemas que podrían llegar a causar.

  • Penetrar en la piel y acceder al sistema circulatorio
  • Provocar alergias en la piel
  • Alterar el sistema hormonal (como hemos mencionado anteriormente)
  • Llegar a órganos y tejidos
  • Afectar al sistema endocrino (tiroides) o reproductivo
  • Ser inhalado (cuando el protector va en formato aerosol)

Aquí os dejo una interesante tabla muy bien explicada que he encontrado el la web www.lilyandwhite.com y que es de mucha ayuda para que entendáis un poco más:

Como podeis observar, los filtros fisicos tienen una toxicidad muy baja (VERDE) y los químicos algunos más otros menos. Evitaremos a toda costa los de riesgo alto (ROJO) y tendremos cuidado con los de riesgo medio (AMARILLO).

Protectores Naturales

En los protectores naturales inicialmente no encontraremos filtros químicos, tal vez en algunas formulas si, pero nunca de los categorizados en rojo. Además en el envase ira indicado bien visible el porcentaje de “naturalidad”. Si no lleva ningún filtro químico indicara que es 100% natural (acompañado del sello de su certificado). Si por el contrario la formula incluye algún filtro químico indicara el máximo porcentaje de “naturalidad” (P.e: 95%, 98%…etc)

Bueno, espero que este post os haya sido de ayuda. No dudéis en mirar las etiquetas de vuestros productos y analizar sus componentes.

Por una piel sana, por una vida saludable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.