Rostro sano y radiante

“La cara es el espejo del alma”, dice el refranero, pero no sólo eso, también es el reflejo de nuestra salud. La piel es un reflejo de cómo estás a nivel físico y espiritual. Por lo que hay que cuidarla tanto por dentro como por fuera. Mantener un rostro sano y radiante.

Las “marcas o arrugas” en el rostro de una persona son el reflejo de su salud y del Karma vivido. Tanto la medicina tradicional china como la medicina ayurvédica (India) desarrollaron métodos de diagnóstico con tan sólo observar el rostro de una persona.

Buenas costumbres

Para que nuestra piel se vea radiante hay que seguir ciertos pasos y adquirir buenas costumbres…
1. Dormir. Es la mejor manera de revertir los daños causados por los radicales libres, que dan como resultado la oxigenación celular. Además de recargar energía y reparar los músculos, mientras dormimos se reparan y crean nuevos tejidos y células. Cuando el sueño se reduce en calidad o cantidad, el cutis lo resiente.
2. ‘No’ al estrés. Participar en alguna actividad que nos apasione reduce el estrés. Hacernos tiempo para disfrutar de lo que nos gusta hacer también reduce la sensación de soledad y aislamiento, tan común hoy en día. 101 maneras de lidiar con el estres
3. Hacer ejercicio. Si no lo haces, ¡no esperes más! Piensa qué ejercicio disfrutas hacer y asegúrate de que combine bien con tu estilo de vida (para que seas constante). Ejercitarnos regularmente nutre la piel con oxígeno, mientras que sudar nos ayuda a eliminar toxinas. Andar como mínimo 30 minutos al día es una buena manera de empezar.
4. Dejar el trabajo en la oficina. Evitemos llevarlo a casa. Es importante darnos tiempo para estar con la familia, los amigos, la mascota ¡o cualquier actividad que nos guste hacer! Cuanto mayor sea nuestra calidad de vida, mejor será nuestra salud mental, física y emocional, y nuestra piel lo reflejará.
5. ‘Eres lo que comes’. La comida es la gasolina del cuerpo y de la mente. Así que cuando comemos mal, se nota. Lo mejor es incluir en nuestra dieta alimentos ricos en antioxidantes, como las granadas, que ayudan a combatir el daño causado por los radicales libres. Fibra, fruta y verduras.
6. Limpiar, cuidar e hidratar la piel en la mañana y en la noche. Nuestro rostro también necesita su baño diario y al igual que los dientes, hay que hacerlo mínimo dos veces al día –en la mañana y en la noche– para liberar a la piel y los poros de cualquier tipo de contaminación a la que hayamos sido expuestos, ya sea despiertos o dormidos.
7. Usar protector solar todos los días. Para evitar los daños, es importante que utilicemos diariamente un protector solar contra los rayos UVA y UVB.

8. Pensar en los faciales como una necesidad, no un lujo. Este es el punto donde entramos los profesionales.

Consejos Básicos

Es aconsejable hacer una buena limpieza facial de vez en cuando.

  • Mediante aplicación de vapor extraemos las impurezas.
  • Con el ozono oxigenamos tu piel.
  • El peeling elimina la piel muerta que ahoga y ensucia tu piel.
  • Y la mascarilla aportará hidratación y nutrientes extra para finalizar con una crema hidratante/nutritiva que, mediante un masaje, cuidará y protejerá tu piel.

Una limpieza facial será el precedente también si estás pensando en hacerte un  Tratamiento de hidratación/Nutrición o Tensor/Antiedad

En Eclipse os proponemos todos estos tratamientos, con los mejores productos naturales: Aloe, Calendula, Colágeno marino, Placton, Cacao o Aguas termales entre otros. Aplicando los beneficios de la Chocolaterapia para el tratamiento de hidratación o Algas y Fucus para los tratamientos antiedad.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.